Viabilidad aérea


La Zona Metropolitana del Valle de México está rodeada de montañas elevadas. Eso limita mucho las opciones para encontrar rutas seguras para los aviones.

Santa Lucía y Benito Juárez no pueden operar juntos al mismo tiempo, porque usan las mismas rutas para despegar y aterrizar en el Valle de México. Por eso, cuando los aviones de la Fuerza Aérea desfilan sobre la Ciudad de México se cierra el actual aeropuerto Benito Juárez.

La opinión más calificada en el mundo para construir aeropuertos es la de MITRE, una institución sin fines de lucro del Tecnológico de Massachusetts (MIT). Sus dictámenes son seguidos por la autoridad aérea de Estados Unidos (la Federal Aviation Administration). Si MITRE dice que no a un aeropuerto, la FAA no da permiso a las aerolíneas estadounidenses de volar ahí.

MITRE ha concluido que no es posible operar un aeropuerto en Santa Lucía y el actual aeropuerto Benito Juárez al mismo tiempo. Para evitar que los aviones puedan chocar, los despegues y aterrizajes de los dos aeropuertos se tendrían que espaciar de una forma en la que habría más retrasos, lo que no resolvería el problema de saturación del AICM.